No puedes copiar nada sin permiso del administrador.

No hay otra: los abdominales se trabajan en el gimnasio, pero se destapan en la cocina. De nada sirve una cosa sin la otra: si hacemos un millón de crunches pero no seguimos una dieta adecuada a nuestros objetivos, tendremos un abdomen súper fuerte, pero no estará marcado. Por el contrario, si nuestra dieta es muy buena pero no dedicamos el tiempo suficiente al entrenamiento de abdomen (o no realizamos los ejercicios adecuados), no tendremos una buena base muscular que marcar.
Un trabajo adecuado del abdomen no debe reducirse a dos ejercicios (que suelen ser crunch abdominal y elevaciones de piernas), sino que debe entrenarse de forma completa, incluyendo la musculatura profunda. Una buena rutina abdominal, realizada tres días a la semana, debería integrar trabajo de todo el recto abdominal, los oblícuos (las rotaciones con poleas son ideales para ello), trabajo con isométricos y trabajo de estabilización (a través de ejercicios multi-articulares o sobre superficies inestables). Así entrenas tu abdomen en el gimnasio.
La razón por la que la dieta es tan importante es porque el abdomen no empieza a marcarse hasta que tenemos un porcentaje de grasa corporal bastante bajo: alrededor del 10% en los hombres, y un poco más alto en las mujeres, sobre el 15% (por norma general, el índice de masa grasa es mayor en las mujeres que en los hombres). Para llegar a estos porcentajes, o bien tienes una genética privilegiada (¡enhorabuena! ¡qué envidia!) o bien sigues una dieta hipocalórica que te permita bajar la masa grasa. Así destapas tus abdominales en la cocina.
Ni fórmulas mágicas, ni cremas, ni pastillas: entrenamiento, dieta, descanso y paciencia es la clave. ¡A por ello!

×

Hola!

Haz clic en el icono para solicitar información por WhatsApp o envíanos un correo electrónico a info@harasportcenter.com

× ¿Te ayudamos?