Muchos hemos oído hablar del pilates, o lo hemos practicado alguna vez. Pero, ¿sabes los beneficios que posee esta disciplina? Te contamos unos cuantos para que, si no te has enganchado aún, vayas empezando…

Mejora de la capacidad respiratoria. En pilates se controla muchísimo la respiración, algo que nos ayuda a “aprender” a respirar y a controlar cuándo inspirar y espirar.

Mejora de la postura corporal. Al trabajar los músculos del abdomen y la espalda, nos ayuda a corregir paulatinamente la postura corporal, y a eliminar esa postura encorvada que solemos coger cuando estamos cansados. Así, previene los dolores de espalda.

Aumento de la flexibilidad.

Es un buen complemento para otros deportes, por ejemplo, la natación, donde debemos controlar todo el movimiento corporal al meternos en el agua. El pilates es una buena forma de aprender a controlar nuestro cuerpo en cualquier medio, y a mantener la espalda y el abdomen más fuertes.

Ayuda a la relajación. Al controlar la respiración, no realizar movimientos bruscos, no poseer ningún tipo de impacto y al realizarse normalmente con acciones lentas y controladas, el pilates fomenta la relajación corporal una vez finalizada la actividad. Esto nos lleva también a un mejor descanso y una forma de dormir mejor.

Conecta cuerpo y mente. No tanto como pueden hacerlo otras disciplinas como el yoga, pero sí que es una forma de conectar con nosotros mismos.

Si no conocías estos beneficios de esta actividad física, ya los conoces, así que no esperes más y prueba en nuestro centro. ¡No tienes excusas!

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies